Las exigencias de la vida cotidiana hacen que muchas veces nos sea difícil dormir las ocho horas aconsejadas por noche. Aprende a mantenerte despierto en el trabajo, implementando alguna de estas estrategias efectivas.

Fuente: es.wikihow.com

____________________________________________________________________________________________

 

Escucha música.

Anímate escuchando música; la música provoca respuestas emocionales en los seres humanos, ya que nos ayuda a involucrar muchas partes del cerebro.

 

Escucha música que te dé energía. Si es posible, baila o canta, incluso puedes solo mover la cabeza o tararear. La música que es irritante o discordante puede mantenerte despierto mejor que la música que te es familiar. Solo hazles un favor a tus compañeros de trabajo y ¡recuerda usar cascos!
 
 
Escúchala con volumen bajo y no alto. Es un error común pensar que la música a todo volumen te ayudará a permanecer despierto. En realidad, escuchar música con volumen muy bajo es más eficaz porque te obliga a tratar de escuchar con atención para escuchar los instrumentos, letras, y percusión. Si tienes dificultad para distinguir la letra, entonces el volumen es el correcto, porque esto significa que tu mente está trabajando.
 

¡Interésate en algo!

Interesarte puede funcionar como una distracción. Si estás interesado en algo, tu cerebro estará concentrado. Puedes interesarte en tu trabajo o en algo que está sucediendo a tu alrededor.
 

Exponte a la luz brillante.

Preferiblemente, a la luz natural del día. El reloj interno de tu cuerpo (sus ritmos circadianos) están regulados por la exposición a la luz solar. Esto significa que puedes engañar al cuerpo haciéndole creer que debe estar despierto incluso cuando se siente cansado.
 
Sal, aunque solo sea por un rato. Si puedes salir (incluso en un día nublado) o mirar por la ventana durante un minuto, estarás más alerta.
Manipula las luces artificiales. Incluso si estás en un ambiente donde hay luz artificial, cuanto más brillante, mejor. Dondequiera que trabajes, ve si puedes reemplazar la lámpara o agregar una lámpara que ilumine tu área de trabajo.
 

Lávate la cara con agua fría.

O abre una ventana o pon un ventilador pequeño que apunte a tu rostro.
 
La razón por la que tu cuerpo responde como lo hace con el frío es porque se prepara a sí mismo para tratar de mantener el calor. Tu cuerpo necesita regular tu temperatura interna para mantener todos tus órganos funcionando. Así que si detecta hielo o frío extremo, va a trabajar para permanecer despierto por más tiempo.
 
 

Come saludablemente.

Comer puede ayudarte a permanecer despierto, siempre y cuando evites llenar el estómago. Como la mayoría de nosotros sabemos, comer en exceso a menudo nos hace sentir sueño, así que no te comas una pizza completa o un trozo de carne de 12 oz durante el almuerzo.
 
Toma bocadillos todo el día en lugar de una sola comida grande. La clave es no llegar al máximo de la ingesta de azúcar, porque en seguida te producirá un sueño inevitable. Como era de esperarse, lo mismo pasa con la cafeína; así que, divide en pequeñas dosis el consumo de café, soda o bebidas energéticas.
Evita desayunos que sean altos en carbohidratos (magdalenas, tostadas, pasteles, roscas de pan, etc.) Le estarías dando a tu cuerpo una razón para dormir a las 11 a. m. porque obtendría el máximo de azúcar desde muy temprano.