¿Desde cuando existe la farmacia? ¿Cuando empezó a considerarse ésta como una ciencia? En este artículo vamos a tratar la evolución que ha seguido la farmacia en los últimos siglos hasta convertirse en la industria millonaria que es hoy en día.
____________________________________________________________
 
 

Los orígenes

 
La primera civilización que aprovechó las sustancias químicas para la curación fue la griega. Los griegos crearon un catálogo de elementos simples que podían usarse para crear diversos compuestos, las llamadas fórmulas magistrales, los cuales se administraban a los enfermos. Gracias al comercio, la civilización griega pudo aumentar su catálogo de elementos simples importados de otros lugares.
 
En aquella época no existía aun la figura del farmacéutico, era el mismo médico el que conocía las enfermedades y sus tratamientos. Los medicamentos tenían poca eficacia y eran muy caros, solo accesibles a las clases altas.
 
Los romanos siguieron la evolución iniciada por la farmacia griega que posteriormente se expandió por todas las demás civilizaciones del mundo.
 
La alquimia, la pseudociencia precursora de la actual química, se interesó también por la farmacia, se intentaron encontrar medicamentos para la inmortalidad y para el rejuvenecimiento.
La revolución industrial
 
Fue en la revolución industrial del siglo XIX cuando la farmacia dejó de ser una profesión artesanal para convertirse en una ciencia y una industria. Se formaron empresas dedicadas en exclusiva a la fabricación y distribución de medicamentos. El aumento del capital permitió que se pudieran constituir equipos de investigación y se inició una íntima relación con la investigación universitaria. Aunque no fue hasta mediados del siglo XX cuando se produjeron los avances más importantes en farmacéutica.
 
La industrialización permitió un mayor control sobre los medicamentos, a los que ahora se les exigían unas garantías mínimas y una seguridad probada, que se consigue mediante experimentación y pruebas.
 
Fue durante el siglo XIX donde se realizaron los mayores avances en medicina que permitieron también avanzar a la farmacia. El trabajo de Pasteur y de Koch, la teoría microbiana, explicó el origen de las enfermedades infecciosas y permitió que se desarrollaran medicamentos que atacaban directamente a los microorganismos causantes de la enfermedad. Se elaboraron diversas medicaciones que atacaban a estos microorganismos:
 
    Las vacunas, que previenen la enfermedad preparando a nuestro propios sistema inmuológico para que ataque al microorganismo.
    Los antibióticos, que atacan directamente a las bacterias causantes de una infección o enfermedad. En sus comienzos se usaron antibióticos genéricos, destacando la penicilina descubierta por Alexander Fleming.
    Los sueros, usados para aplicar sustancias inyectables.
    Quimioterápicos, que impiden la multiplicación de las células y se usan para el tratamiento de enfermedades neoplásicas. Presentan una gran limitación debida a que atacan por igual a los microorganismos, células malignas y tejidos del organismo.
 
 
 

La farmacia en la actualidad

 
 
En la actualidad todos los medicamentos que se consumen han sido descubiertos después del siglo XVIII, no se consume ningún medicamento anterior al siglo XIX excepto en terapias naturales y herboristería, donde se usan plantas medicinales y remedios antiguos.
 
La farmacia se encuentra altamente regulada por leyes y los medicamentos están sometidos a patentes, propiedad de las empresas farmacéuticas. Los gobiernos deben asegurar una calidad y unas garantías en la fabricación y la comercialización de fármacos.
 
La industria farmacéutica en la actualidad es uno de los sectores industriales con mayor rentabilidad, lo que la sitúa en el punto de mira tanto para elogios por los servicios prestados a la humanidad, como duras críticas, por los abusos que realiza en sus técnicas de márketing. La industria farmacéutica actual ha sido acusada de aprovechar las debilidades y miedos de personas para inducirlas al consumo excesivo de medicamentos, con el único objetivo de mejorar sus ya cuantiosos beneficios.
 
La industria farmacéutica está dominada por grandes empresas multinacionales, con ingresos millonarios que superan los quinientos mil millones de dólares al año, y que no dejan de crecer. Estados Unidos concentra casi el 50% del mercado farmacéutico mundial.