consejos-para-hablar-en-publico

Consejos para hablar en público

Hablar en público no es tarea sencilla para muchos, el nerviosismo o el miedo incluso puede jugarnos una mala pasada si tenemos que

hablar ante un número determinado de personas.

Hablar un público no es tan difícil en realidad, si conseguimos “pillarle el truco”, será tarea fácil

A continuación te contamos algunas claves para que te conviertas en un buen orador/oradora 


1. Exprésate de manera sencilla
La gente que te esté escuchando se quedarán con una o dos ideas de lo que expongas. Si te es imposible expresarte en un par de
enunciados, significa que tu ponencia no está bien estructurada. Es más, si no sabes lo que quieres, decir, lo tendrá muy difícil decirlo en público.

2. Organízate
Dure lo que dure tu ponencia, es muy importante que estructures bien los temas de los que vas a hablar, una buena estructura se compone de introducción, puntos principales de los que se quiere hablar y conclusiones finales.

3. Sé breve
Para que te hagas una idea, la duración media de un ponencia/espectáculo suele ser de 12-15 minutos. De lo contrario podría resultar algo tediosa la charla. tiempo, ¿qué le hace pensar que tú sí podrás? Evita los discursos de larga duración.

4. Sé sincero
Si te comportas de forma poco natural, es decir, ser distinto a cómo eres realmente, será muy fácil que no convenzas a nadie. Si por ejemplo no te parece gracioso un chiste, no esperas que la gente se ría.
Si tienes la palabra en una ponencia es porque tienes algo que decir que los oyentes desconocen, comparte tu experiencia con el público para que así sientan lo mismo que tu sentiste en su día.

5. Sé dueño de la situación
En muy importante establecer un vínculo entre el público y tú al principio de la charla. Sonríe, agradece a todas las personas que han
acudido a la ponencia y espera un momento hasta que hayas captado la atención de todos. No empieces a hablar hasta que tengas la atención de todo el público. No empieces hasta que hayas captado la atención de todos los presentes.

Cuando veas que el público está atento, es hora de establecer contacto visual. Una buena idea sería escoger tres caras amigables:
una a ala izquierda, otra a la derecha y otra al centro. Entonces dirígete a una, luego a la otra… de esta manera conseguirás abarcar toda la sala.

6. Hablar mejor que leer
Es mucho mejor hablar y decir lo que sientes que leer; puede que no sea tan pulido, pero desde luego da mucha mejores sensaciones. Puedes llevar pequeñas anotaciones para recordar pequeñas cosas que quieras decir.

7. Sobre todo… ¡Relájate!
Cuando estamos sometidos a presión, es fácil que olvidemos cómo respirar correctamente. Toda persona que tenga experiencia hablando en público sabrá lo importante que es controlar la respiración.

No inhales profunda y forzadamente, tampoco respires con una mayor velocidad; te puedes hiperventilar. Para poder relajarte, sólo tienes que mover el diafragma suave y rítmicamente y dar inhalaciones largas y profundas.

0 0
Feed

Dejar un comentario