Estamos en plena cuenta atrás para el final del curso académico y los exámenes comienzan en breve.

 

  • La planificación de estas semanas es importante para superar con éxito y calma el curso académico.
  • Sigue estos consejos para hacerle frente a la recta final del curso.
  • Si suspendes alguna asignatura o no obtienes la nota deseada, no te desanimes y analiza en qué puedes mejorar.

 

Es momento de coger aire y prepararse para el último esfuerzo de la temporada, de manera que logremos tener éxito en nuestro estudio y poder disfrutar de un merecido descanso.
 
Aunque el cansancio haga mella en nuestro ánimo y el buen tiempo nos invite a pasar más tiempo haciendo actividades de ocio, es vital que encuentres la fuerza de voluntad para dedicarte a tus exámenes y lograr superar los objetivos de tu curso.
 
Como sabemos que no es fácil enfrentarse a esta época final de exámenes, te damos algunos consejos para estudiar, de manera que aproveches eficazmente este tiempo y logres aprobar todas tus materias.
 

¿Qué puedo hacer para prepararme para el final del curso académico?

 

Organización previa

Aprovecha estos días para poner en común las materias con tus compañeros, comprobar los conceptos que dominas y en los que debes trabajar, además de hacerte con los materiales que te apoyen durante tu estudio.
 
Estas semanas previas son las idóneas para acudir a las tutorías para aclarar dudas y priorizar tu orden de estudio.
 
Es recomendable no saltarse clases para quedarse estudiando, ya que estos últimos días los profesores suelen repasar las ideas más importantes y sugerir en qué puede consistir el examen.
 
 
 
 

Planificación del tiempo

Diseña tu calendario de estudio, distribuyendo las materias y el tempo disponible.
 
Cumple tu jornada de estudio como si se tratara de un trabajo y siendo responsable con las tareas asignadas.
 
Reparte el tiempo de manera que puedas estudiar con calma, sin agobios y con los descansos necesarios.
 
 

Técnicas de estudio

Según la materia y tus habilidades, apuesta por las formas de estudio que mejor vayan para cada asignatura.
 
En materias más prácticas, invierte tiempo en realizar ejercicios, buscar modelos de examen y trabajar en equipo para resolverlos.
 
En el caso de tener que retener muchos conceptos, dedica tiempo a realizar mapas conceptuales y diseñar esquemas que te sirvan para memorizar, relacionar ideas y para repasar los días previos al examen.
 
Durante las semanas de exámenes
Reparte el tiempo para repasar el temario con calma y con apoyo del material que has preparado durante las semanas de estudio previas.
 
Dedica tiempo a descansar y a dormir lo necesario, de manera que te presentes al examen descansado y con la mente despejada.
 

A tiempo de remontar los suspensos

Comienza asistiendo a la revisión del examen y ver en qué has fallado. Recurre a la ayuda del profesor para entender tus errores y ver cómo puedes mejorar los resultados.
 
Aprovecha que aún tienes la materia fresca para revisar tus apuntes, completarlos o contrastarlos con los de tus compañeros.
 
Revisa tu forma de estudio y si ha podido no ser la más adecuada para el tipo de examen o los objetivos de la materia.
 
Son semanas de trabajo duro y estrés, pero recuerda reservar tiempo para distraerte y realizar alguna actividad física que te ayude a desconectar y renovar energías.