Las vacaciones son una época difícil para estudiar. Muchos amigos llamándonos, muchos planes alternativos, sol, playa, montaña… la lista es interminable. Para aprovechar el tiempo y que no se nos quede esta cara cuando vemos las fotos de nuestros amigos en Facebook, aquí van 6 consejos para estudiar en vacaciones.F

Fuente: goconqr.com

_____________________________________________________________

 

1. Planifica tu tiempo:

No lo dejes todo para el final. Las vacaciones son largas pero es mucho mejor ser constantes y estudiar desde el primer día. Crea un calendario de estudio y márcate objetivos semanales o incluso diarios. De esta manera, haremos un uso más eficiente del tiempo disponible.

 

2. Encuentra un sitio de estudio adecuado:

Es importante buscar un lugar con suficiente luz y una temperatura adecuada para que podamos concentrarnos en el estudio. Las vacaciones suelen ser una época movida en muchos hogares con familiares y amigos en casa; por eso, puede ser conveniente buscar una biblioteca u otro lugar tranquilo donde evitar distracciones. Deja las redes sociales a un lado y concéntrate en el estudio.
 

3. Cuidar la alimentación y el descanso:

La alimentación es otro factor clave para que nuestro cuerpo y nuestra mente puedan rendir a un nivel adecuado. Bebe suficiente agua y aliméntate bien. Evita las comidas copiosas antes de estudiar y, sobre todo, ¡duerme lo suficiente!

 

4. Prueba nuevos métodos de estudio:

El verano puede ser una buena época para probar métodos de estudio diferentes a los que tradicionalmente usas y ver si obtienes mejores resultados. Prueba haciendo resúmenes, mapas mentales, fichas de memoria, etc. GoConqr te proporciona las mejores herramientas para crear estos recursos y muchos otros online.
 

5. Repasa todos los días:

La mejor forma de consolidar lo estudiado es repasando antes o después de cada sesión de estudio las ideas más importantes que llevas estudiadas. De esta manera, es mucho más fácil relacionar conceptos y que perduren en tu memoria por más tiempo.
 

6. Disfruta de las vacaciones:

No renuncies a las vacaciones, ¡dosifícalas! También es importante tomarnos momentos de descanso en los que podamos disfrutar de las vacaciones y despejar nuestra mente. Hay tiempo para todo, la clave es la planificación.