Según el investigador canino Stanley Coren, de la Universidad de British Columbia en Vancouver (Canadá), los perros pueden distinguir más de 160 palabras. Además, son capaces de resolver problemas complejos, con unas habilidades mentales próximas a la de un niño de 2 años de edad. Según Coren se puede distinguir entre tres tipos de inteligencia canina: la instintiva, la adaptativa y la de trabajo y obediencia. Esta última es la que diferencia principalmente a las razas: los collies son los más inteligentes, seguidos de caniches y de los pastores alemanes. El cuarto en la lista es el golden retriever, y el quinto puesto lo ocupa el doberman. 
Fuente: muyinteresante.es y vix.com
____________________________________________________________________________
 
 
Los perros pueden entender hasta 165 palabras por término medio, aunque algunos son capaces de aprender 200, como demostraron investigadores alemanes del Instituto Max Planck trabajando con border collie llamado Rico. Además, estos animales tienen la capacidad de contar hasta cuatro o hasta cinco, y poseen conceptos básicos de aritmética que les permite detectar errores en sumas sencillas como 1+1=3. Por si fuera poco, son capaces de engañar a otros perros y a los humanos para conseguir recompensas, otro signo claro de inteligencia. También aprenden por sí solos cuál es el mejor camino para llegar a un determinado sitio o cómo manejar máquinas simples.
 

Algunas claves para enseñarle palabras a los perros

Los perros pueden entender mejor palabras vinculadas a objetos o comportamientos que a cosas abstractas. Por ejemplo, es mejor enseñarle la palabra “pelota” que “amor”.
 
Los perros responden mejor al aprendizaje de palabras que empiecen con consonantes o sonidos duros (como T o R) que a las que comienzan con consonantes suaves (Como M o S) o vocales.
 
A los perros les es más fácil comprender una sola palabra que dos o tres combinadas. Por ejemplo, es mejor enseñarle “Pasear” que “Vamos a pasear”. Incluso a veces ni siquiera escuchan la palabra entera y se quedan con las primeras letras, las que suenan más fuertes.
 
 
El lenguaje corporal también te ayudará para que tu perro entienda palabras.
 
Lo mejor es empezar a enseñarle palabras cuando el perro es cachorro, pues es el momento en que absorben todo con más naturalidad. Esto no quiere decir que los adultos no pueden, sino que siempre es más fácil hacerlo desde cachorros. Los adultos lo hacen muy bien pero a veces necesitan algo más de tiempo.