La (positiva) facturación de las farmacias españolas